El documental ganador del Goya 2009, dirigido por el realizado Albert Solé, trata acerca del político Jordi Solé Tura, el que se vio obligado a exiliarse por su militancia antifranquista en los 60, pero ahora ha iniciado un exilio interior sin retorno por culpa del Alzheimer. Su hijo se ha propuesto recomponer sus recuerdos con un documental que repasa acontecimientos históricos gracias a la voz de los protagonistas. Además, construye una memoria personal con el encarcelamiento de su padre, el terror a la policía, las reuniones clandestinas y las detenciones que se vivieron en su entorno.

Por desgracia, los documentales y películas sobre las consecuencias del Alzheimer toman cada vez más peso en el panorama cinematográfico. Con “Bucarest, la memoria perdida” el realizador Albert Solé rinde homenaje a su padre, el político Jordi Solé Tura, enfermo de Alzheimer y testigo, junto con otros idealistas de su generación, de importantes acontecimientos históricos del país como la muerte de Franco o el 23-F.

Solé, que se ha especializado en el género documental para televisión con creaciones como “En la cárcel confidencial” o “La Mente del violador”, ha contado con los testimonios de otros políticos como Santiago Carrillo, Jorge Semprún, Manuel Fraga o Felipe González, además de recopilar material de archivo a modo de flashbacks en el tiempo. Un intento por reconstruir una memoria que parece perdida no sólo con palabras, sino también con bellas imágenes de Madrid, Barcelona, París y Bucarest, la tierra natal del director.

Anuncios