Stefan y Benjamin Ramírez, dos gemelos de 19 años, hijos de un inmigrante español, han sido catapultados de la parroquia bávara donde viven a la fama mediática, gracias a un vídeo colgado en YouTube que los descubre como jóvenes prodigio de la animación.

“Son completamente autodidactas, nunca pisaron ninguna escuela de animación digital ni estudiaron fuera de Thyrnau, un pueblo de 1.200 habitantes’, explica Carmelo Ramírez, auxiliar pastoral de la parroquia del pueblo y orgulloso padre de los dos adolescentes, descubiertos por el festivalVancouver Film Festival-YouTube Scolarship Challenge.

Su film de tres minutos, Whats matters to mecolgado en YouTube, resultó ganador del citado festival canadiense, en la categoría Scholarship Challenge, lo que da acceso a una beca presupuestada en 50.000 dólares (más de 31.000 euros), sólo en concepto de matriculación académica.

Para Benjamin y Stefan todo empezó a los 14 años, con una cámara de fotos digital que Julia, su hermana mayor, recibió como regalo tras suscribirse a un periódico.

“Aprendieron a descargar programas por ordenador por sus propios medios y de ahí salieron sus primeras secuencias de 20 segundos”, resume el padre, que además es coordinador de la sección de misiones de la diócesis de Passau.

Entenderse sin palabras 

De esas secuencias primerizas con la cámara de fotos digital y la creación de sus propios videoclips pasaron a la animación, con programas bajados de la Red. Con ese software empezaron a desarrollar su propio estilo de manera completamente autodidacta.

Se trata de un lenguaje propio surgido del tándem perfecto de los dos gemelos. Trabajan mano a mano, “entendiéndose sin palabras”, cuenta Carmelo sobre el grado de complicidad entre sus hijos, cuya producción más famosa, la ganadora, va firmada sin embargo en solitario por Stefan.

Fue un acuerdo entre los dos, porque probablemente sólo éste podrá atender a la beca ya que ha quedado exento de cupo del servicio militar, mientras que a Benjamin le corresponde prestar servicio social sustitutorio en un hospital de Ratisbona.

Anuncios