Fallecida hace poco menos de un mes, la prolífica artista Lukó de Rokha se encontraba preparando la exposición que a partir de hoy se presentará en la Biblioteca Nacional.

 

En 1943, una joven artista de sólo 20 años monta su primera exposición. En ella, el poeta Vicente Huidobro compra uno de sus cuadros. Nada mal para una artista emergente que además de la anécdota llama la atención por su apellido. Lukó de Rokha era la hija de uno de los más importantes poetas nacionales, Pablo de Rokha -Premio Nacional de Literatura-, el mismo que se enfrentó en públicas y polémicas discusiones con Pablo Neruda y, en más de una ocasión también con Huidobro, y de la también escritora Winett de Rokha. Rodeada de la elite intelectual de la época, la artista debutante expuso sus primeros trabajos en la Biblioteca Nacional.

Más de seis décadas después, la autora deseaba volver al lugar que la vio nacer artísticamente con una gran exposición que resumiera y presentara sus últimos trabajos. A los 85 años, la pintora tenía ya todo preparado para el cierre de un recorrido que, bajo el nombre de El Ciclo Circular, presentaría en el Salón Bicentenario de la Biblioteca Nacional.

Pero menos de un mes antes de la inauguración, la artista falleció producto de la no recuperación de una operación al colon. Sin embargo, a partir de mañana y hasta el 1 de agosto, el trabajo de la pintora, de quien  el MoMa de Nueva York posee algunas obras y que fue definida por el muralista mexicano David Alfredo Siqueiros, con quien estudió, como poseedora de una “sensibilidad que se estremece en el color y las líneas del dibujo, fino, preciso, en que circunscribe su mundo de invenciones mágicas en permanente expansión”, regresa al edificio donde todo partió, haciendo verdadero oído al nombre de la muestra y formando parte de una serie de actividades en homenaje a aquel clan fundado por su padre.

Así, el próximo 1 de julio se realizará un homenaje a Pablo de Rokha, el 15 de julio será el turno de una lectura poética de la familia Rokha, el 22 de julio el programa estará dedicado a los pintores del clan Rokha, y finalizarán las actividades con un homenaje al poeta Mafhud Massís, esposo por décadas de Lukhó de Rokha.

Alejandra Zúñiga

Más imágenes

Anuncios