Toda su obra es una burla al espectador, carente por completo de significado de ningún tipo. Dalí se mofaba abiertamente de la “búsqueda de lecturas” de los críticos de arte moderno. Solía decir: “Esto que he hecho ni sé lo que es, pero está lleno de significado”.

Anuncios